junio 27, 2017

Ídolo de las 9 y 30



Hace unas mañanas subí a uno de esos taxis citadinos, con uno de esos choferes que no responden los buenos días e ignoran que el pasajero es, antes que mercancía, un ser humano.
Un chofer salido del molde pedestre: de esos que aceleran por entre los carros para impresionar a las muchachas lindas que montan; de esos que cobran el viaje al doble de su valor; de los que devuelven una moneda de tres pesos en lugar de un CUC; de los que alimentan el ruido urbano con bocinas que saturan la baja frecuencia. 

abril 11, 2017

Algo que decir


Nos bautizaron así, adultos en formación, y primero quedé en un estado de furor por varias horas, al cabo de analizar ideas entendí la precisión como un elogio. Es verdad, la adultez es una etapa donde se arriesga menos, un tiempo donde se asientan ideas tantas veces traducidas en prejuicios. Los adultos o las personas mayores, como les dice el Principito y la niña del bolso amarillo, son menos tolerantes a la crítica, más indecisos para los cambios, propensos a crear conceptos totalitarios, generalizaciones, fórmulas que les faciliten comprender lo que no entienden.

noviembre 04, 2016

Ideológico será hasta el aire… Reflexiones desde Cuba en defensa del socialismo

Tomado de http://www.laizquierdasocialista.org/
Por: Alejandro Gumá Ruiz, Investigador, Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”

Estados Unidos bloquea a Cuba porque esta asumió el socialismo, que-por cierto- es la única garantía de la soberanía e independencia nacionales. Porque botó de aquí a los explotadores; porque cortó de un tajo la sangría económica y social; porque hizo de la política un frente cultural e internacionalista, que buscaba: no la creación de “un paraíso en las faldas de un volcán”, sino la redención de todos los pueblos del mundo.
Si Cuba fuera capitalista, o si volviera a serlo, no habría necesidad de bloquearla, porque no sería de los cubanos. Pero los nacidos en esta isla tampoco serían cabalmente “de Cuba” si no comprenden que la cuestión patriótica está soldada en los tuétanos a la cuestión social, económica y política. La nación nos la conquistó en los campos de Cuba el machete, la tea, el máuser arrebatado al enemigo. Famélicos y hambreados, los revolucionarios eran sostenidos por las ideas (sepan los tecnócratas de hoy que las ideas son los más poderosos sostenes). Entonces, si nadamos un poco más hacia lo hondo, y somos honestos, entenderemos que lo que Estados Unidos bloquea no es a Cuba, sino un ordenamiento específico de ella; y sobre todo: la posibilidad de que las ideas de sus hombres y mujeres sostengan y desarrollen ese ordenamiento.